Formación y coaching

Formación y coaching

En cualquier puesto de trabajo es fundamental estar en constante cambio, es decir, estar actualizado de todas las novedades que atañen a tu profesión. Cuando se trata de una empresa, esto no se suele hacer de manera individual. Normalmente por falta de tiempo y compatibilidad con el propio trabajo. Y en numerosas ocasiones es imprescindible continuar formándose. Por ello, es muy interesante que la empresa se encargue de esto. Pero, ¿cómo? Organizando eventos corporativos destinados a la formación de los trabajadores. Un ejemplo de éxito es el coaching ya que su intervención en la empresa se está convirtiendo en una ventaja competitiva para las organizaciones.

 

¿Qué aporta hacer formación y coaching en tu negocio?

Organizar eventos de empresa en Benidorm DMC

Como ya hemos dicho hay muchos puestos de trabajo en los que es imprescindible continuar aprendiendo aquello que es nuevo en tu sector. A través de conferencias, ponencias, charlas o reuniones con expertos. La empresa puede ofrecer la posibilidad de disminuir carencias en el trabajo de su plantilla. Directamente aumentará la productividad y el conocimiento en el equipo de trabajo.

Por otro lado, el coaching ayuda a que todos los componentes de la empresa sean capaces de ver otros puntos de vista de un problema. También favorece el reconocimiento de aquellos factores que afectan o pueden afectar al desarrollo de sus objetivos y metas. Al adquirir nuevas perspectivas a la hora de enfrentarse a ciertas situaciones, hace que la manera de afrontarlos sea distinta. De la misma manera que el resultado, aportando así un valor añadido a la empresa, como también una mejora en el ámbito personal.

 

¿Cuáles son los beneficios?

  • Mejora en el rendimiento y la productividad. Cuando un trabajador tiene mayor conocimiento y está actualizado repercute directamente en la productividad de la empresa.
  • Mejora en la adaptación. Facilita que el equipo de trabajo se adapte mejor a los cambios que puedan haber en la organización.
  • Aumenta la motivación. Existe una preocupación de la empresa por los trabajadores. Esto provoca un sentimiento de confianza y motivación, además de sensación de pertenencia a la empresa.
  • Genera publicidad involuntaria.  Se ofrece a los trabajadores la oportunidad de evolucionar como profesionales y como personas en la propia empresa. Consecuentemente, estos estarán contentos en su puesto de trabajo y se lo harán saber a su allegados. No olvides que la mejor publicidad es la que tus trabajadores hacen.
  •  Reduce del estrés.  Toda actividad que no entre en la rutina diaria favorece la reducción de estrés. Pero si además se trata de una promovida por la empresa en la que trabajas, aumenta el bienestar.
  • Mejora la potencialidad de las personas. Es decir, el coaching crea una confianza propia en las personas, favoreciendo en gran medida a la empresa puesto que sus trabajadores tienen mayor capacidad para enfrentarse a cualquier problema que se les presente en su trabajo.

En resumen, el coaching en las empresas es una herramienta que ayuda a conseguir los objetivos propuestos. Está destinado a que las personas sean capaces de dar lo mejor de sí mismas. Para ello se vale de la formación, tanto en habilidades concretas, como el liderazgo o la gestión de equipos. Así como el desarrollo personal, a través de la comunicación, de la auto confianza o de la reducción del estrés emocional.

Ahora que ya sabes que son estos conceptos y la importancia que tienen en el organigrama empresarial, ¿a qué estás esperando para organizar este tipo de eventos en tu empresa? ¡No lo pienses más y contacta con nosotros!